Opinión

Los impactos rápidos y prácticos del IoT en los negocios

2018.06.29 | Por Eros Jantsch, vicepresidente de Micro y Pequeños Negocios de Totvs

Eros Jantsch, vicepresidente de Micro y Pequeños Negocios de Totvs
Eros Jantsch, vicepresidente de Micro y Pequeños Negocios de Totvs

El concepto de Internet de las cosas (IoT) ha ganado cada vez más importancia y está presente en la vida de mucha gente. De acuerdo con Gartner, para 2020, tendremos más de 20 mil millones de cosas conectadas. Si consideramos los más de siete mil millones de habitantes en el planeta, habrá casi tres veces más cosas conectadas que personas.

Cuando miramos la evolución de la tecnología, percibimos que hubo un avance acelerado en los últimos años, si se compara con décadas anteriores. Hoy, con la popularización de la movilidad, casi todo el mundo tiene acceso a un dispositivo móvil. El surgimiento de la nube facilitó la inversión de personas y empresas en innovaciones, como inteligencia artificial, social y etc. En resumen, la tecnología es más accesible.

Detrás de todo esto, y muchas veces no visible a nuestros ojos, está la velocidad de procesamiento de los dispositivos, que ha quedado cada vez más accesible en función de la escala. La conexión a Internet ha mejorado y el costo ha bajado, eso en todo el mundo. Estos dos factores, buen procesamiento y la posibilidad de conectar las cosas con más agilidad y un valor menor, creó un escenario propicio para explorar Internet en las cosas.

Estas cosas conectadas ya están disponibles en el mercado, son relojes, equipos fitness, aire acondicionado, una serie de objetos inteligentes con acceso a la web y las infinitas posibilidades que proporciona. Vivimos en un planeta con miles de millones de esos objetos que, en un futuro próximo, tendrán una influencia mayor en nuestro cotidiano, incluso más que las propias personas.

En el mundo de los negocios no será diferente y el IoT tendrá un impacto significativo en todos los segmentos. Las cosas conectadas están proporcionando una serie de informaciones que antes no existían o demandaban un esfuerzo enorme para obtener. En el comercio minorista, por ejemplo, los dispositivos inteligentes serán los responsables de identificar el perfil de cada consumidor de una tienda - desde el sexo y el grupo de edad, hasta la frecuencia de visitas al lugar. Todo ello, sin tener que quedarse buscando datos en diferentes sistemas o aplicando investigaciones con los clientes. Y este tipo de información hará posible una planificación más orientada.

Vamos a imaginar un establecimiento que comercializa cosméticos y utiliza sensores de IoT. Por medio de una cámara inteligente, el gerente sabrá quiénes son las consumidoras presentes en el momento en que están en el establecimiento. Monitoreando ese tráfico, él podrá ver que, a las 15hrs, la mayoría de las mujeres que están en el local tienen más de 40 años. ¿No sería un buen momento para hacer una promoción relámpago de cremas anti-edad? ¿O enviar un mensaje de texto sugiriendo un producto con descuento que la consumidora demostró interés en el e-commerce? Aquí, el objetivo, además de conquistar la fidelidad, es proporcionar una experiencia multicanal -comenzó online y terminó en la tienda física.

Viabilizar este tipo de innovación, ya sea en un establecimiento comercial o una fábrica, requiere la adopción de sensores inteligentes, una puerta de enlace (Gateway) y una plataforma para gestionar todo. Son estos 3 componentes que almacenan, transitan y analizan los datos. Sin embargo, de nada sirve tener los datos, pero no utilizarlos de una manera que traiga beneficios para el negocio. En este punto, la figura de la plataforma IoT es esencial, pues es ella la que va a analizar las informaciones y dar los insights necesarios para que se extraiga valor de los datos.

Es decir, para disfrutar de los beneficios de un mundo conectado en los negocios, no basta con tener una cámara inteligente, es necesario que esté conectada a un gateway y él a una plataforma. Parece una dinámica compleja, pero en la práctica es mucho más simple, siempre y cuando su socio tecnológico conozca los caminos correctos y le entregue todo listo en el modelo PaaS (sigla en inglés, para plataforma como servicio). La plataforma, necesita contar con una interfaz sencilla e intuitiva para que las soluciones de negocios fluyan.

Como cualquier novedad, al principio, es difícil ver cuáles serán los beneficios que la tecnología traerá - fue así hasta con el celular. El mercado todavía tiene dificultad para entender que esta inversión trae un retorno, no sólo en ventas, sino en experiencia para el consumidor - cada día más digital y ávido por una atención personalizada. Y el resultado práctico de esto es: operar con más eficiencia, ser más lucrativo y, por qué no, crear nuevas fuentes de ingresos.