Opinión

Para que las ciudades de Argentina sean sustentables, primero deben ser inteligentes

2018.10.18 | Por Lionel Chmilewsky, CEO de Cambridge Broadband Networks (CBNL)

Lionel Chmilewsky, CEO de Cambridge Broadband Networks (CBNL)
Lionel Chmilewsky, CEO de Cambridge Broadband Networks (CBNL)

¿Qué te viene a la mente cuando piensas en la sustentabilidad? ¿Cómo frenar la contaminación? ¿Está prohibiendo los desechos industriales? ¿Filtrando plástico del océano? ¿Un impuesto sobre las bolsas de plástico para fomentar su reutilización? Puede ser todo o nada de lo anterior, pero es poco probable que sean redes inalámbricas. Sin embargo, si se implementa correctamente, la tecnología de red jugará un papel importante en el inicio de una revolución sustentable  en las ciudades y áreas urbanas de todo el mundo.

Déjame explicarte: más personas que nunca están migrando a las ciudades. Según la ONU, casi el 70% de la población mundial vivirá en centros urbanos para el año 2050. Esto plantea un desafío para los planificadores oficiales y las autoridades de la ciudad. A medida que las poblaciones urbanas continúan creciendo, los ciudadanos necesitan una serie de medidas para proteger su seguridad, su entorno y su capacidad para viajar y ser productivos en el trabajo. Las redes inalámbricas actuales tienen la capacidad de hacer mucho más que soportar llamadas móviles o proporcionar un acceso simple a Internet.

Las redes pueden utilizarse para desarrollar centros urbanos sustentables para que las personas vivan y trabajen, que es lo que más impacta en el contexto de la urbanización y la degradación del medio ambiente. La Agencia de Protección Ambiental (EPA en su sigla en inglés), estima que solo el transporte es responsable del 14% de las emisiones globales de gases de efecto invernadero. Peor aún, a pesar de un aumento en la cantidad de vehículos híbridos y de propulsión eléctrica, la organización señala que el 95% de la energía de transporte del mundo proviene de combustibles derivados del petróleo. Al ofrecer una visión de las áreas urbanas que incluye conectividad universal, redes de seguridad sofisticadas junto con los sistemas de gestión del tráfico, las ciudades pueden volverse sustentables en todo el sentido de la palabra.

En Rzeszów, Polonia, mi equipo en CBNL ha hecho justamente eso, trabajando con las Oficinas con Competencia en materia de Banda Ancha (BCO en su sigla en inglés) de la Unión Europea para tener uno de los primeros prototipos de ciudades inteligentes del continente. Rzeszów fue donde diseñamos e implementamos una Red Metropolitana de Telecomunicaciones (MTN), que despliega un paraguas de cobertura para toda la ciudad, que comprende más de 500 puntos de acceso a  Wi-Fi gratuitos, más de 1,000 cámaras CCTV y que conecta todas las instalaciones administrativas y edificios educativos dentro de la ciudad.

Al desplegar la red, nuestros ingenieros ampliaron la cobertura de Wi-Fi en la ciudad, de un poco más del 15% a casi el 80% para finales de 2017, y esa ni siquiera es la cifra más impresionante. El gran honor fue para un Sistema de Transporte Inteligente (ITS) que opera dentro de la MTN para conectar semáforos, pantallas de información y puntos de control de peso del vehículo a una sola red. Como resultado, la ciudad ha visto una reducción en el tiempo promedio de viaje de más de seis minutos y una reducción adicional del 26% en los tiempos de parada de vehículos en todo Rzeszów. En pocas palabras, el MTN significa que los automóviles pasan menos tiempo en la carretera, menos tiempo en ralentí de los motores y menos tiempo inundando las calles con emisiones nocivas.

Ahora, considere tomar esta tecnología y aplicar el mismo concepto a ciudades de todo el mundo. De eso se trata la iniciativa del Mercado Único Digital de la Unión Europea, a la que pertenece el proyecto de Rzeszów. Las ciudades de América Latina podrían aprender del ejemplo establecido por sus contrapartes europeas, aprovechando la tecnología de red para transformar las áreas urbanas de todo el país.

Afortunadamente, Argentina ya está yendo en la dirección correcta. La iniciativa Ciudades Inteligentes y Sustentables en Argentina 2035 recientemente presentada, anunciada por el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación de Argentina, es una señal bienvenida de la intención de transformar las ciudades del país.

Iniciativas como estas reflejan el creciente consenso de que para modernizar y hacer crecer las ciudades de Argentina de una manera global, inclusiva, eficiente y sostenible, los sistemas inteligentes en el transporte, la eficiencia energética y las comunicaciones serán primordiales.

Buenos Aires ha sido nombrada recientemente como la ciudad más inteligente de América Latina, pero todavía ocupa el puesto 83 en la lista general de 180 ciudades en 80 países. Para que la capital de la Argentina crezca debe construir una infraestructura que se adapte a la vida moderna. Esto significa desarrollar una conectividad universal a través del Wi-Fi público, proporcionando sofisticadas redes de seguridad y, por supuesto, manteniendo un sistema de transporte inteligente. Lo mismo es cierto para otras ciudades en Argentina que quieren competir como un centro económico.

Las tecnologías están ahí para que los planificadores y formuladores de políticas de Argentina creen los centros urbanos que sean aptos para el futuro. En pocas palabras: como el principal centro de América Latina para ciudades inteligentes, Argentina cuenta con las personas, habilidades y capital adecuados para transformarse en un campeón de sostenibilidad, siempre que tenga el deseo de hacerlo.